Masoquismo diplomático

En su columna quincenal, posiblemente abrumado por la verguenza, Walter Sotomayor pide desde Brasilia: “llamen a los profesionales” (Ver www.columnistas.net).

Debería escribir en arrugas de abuelo porque está visto que nadie le hizo ni le hará caso.

Al papelón de nuestro Vicepresidente, que se fue a encontrar con un portazo de narices de los brasileros, que anticiparon su reticencia a ceder parte del gas que necesitan, y se vieron obligados a ratificarlo ante la pública insistencia de don Alvaro, se le sumó la del mismo Presidente que, con bombos peronistas y sonajas carnavaleras, pidió una cumbre en Buenos Aires para tratar el mismo tema. Ni sus encantos ni los de Cristina ablandaron a Lula. Tremendo papelón.

Y ahora el gobierno ya se embarcó en otro papelón: el de ir a quejarse ante el Departamento de Estado por las actividades del Embajador de Estados Unidos en Bolivia. ¿Cómo harán, me pregunto, para no reírse abiertamente los funcionarios de la cancillería gringa? ¿Quién recibirá las quejas del Presidente?

Si el gobierno tiene, como dice, pruebas de una actividad indeseable del embajador o de los funcionarios a su cargo, debería utilizar los canales que existen para llevar las quejas o, por último, declarar persona no grata a quien corresponda y retirarle la aceptación diplomática. No corresponde que el Presidente salga de Palacio quejándose y mucho menos que decida viajar para quejarse ante los superiores.  El anuncio ya es un papelón, ¿cómo terminará en Washington?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: