La tierra: ilusión estéril

¿Qué lleva al gobierno a buscar, en el 2008, la huella del 52?

La idea de distribuir la tierra como condición necesaria para la democracia y el desarrollo, aunque fue importante en 1952, ya era obsoleta. Esta idea nació con la democracia y con la noción de progreso, cuando la tierra era un medio para que cada persona tuviera una base económica para ejercer los derechos políticos que conquistaba como ciudadano.

Cuando la reforma agraria llegó a Bolivia, eliminando el latifundio improductivo pero también algunas eficientes empresas agropecuarias, ya era tarde. Las tierras se distribuyeron masivamente, pero su relevancia económica ya había pasado. Apenas dieron un magro sustento económico a los nuevos ciudadanos. La siguiente generación volvió a caer en la pobreza, sin poder integrarse ni a la democracia ni al mercado.

Hoy, a más de cincuenta años de la reforma agraria, el grupo social más pobre es el de los pequeños propietarios rurales, los campesinos.

De acuerdo a la encuesta de hogares del INE, un agricultor que trabaja por su cuenta obtiene un ingreso laboral inferior a los 400 bolivianos mensuales, que es apenas poco más de la mitad del que logra un agricultor asalariado (probablemente sin tierras), que consigue más de 600 en promedio y, por supuesto, muy inferior al que obtiene cualquier trabajador urbano, cuyo ingreso laboral está por los 1400.

Así se comprende por qué la población del campo migra a las ciudades.

Lo que resulta difícil de comprender es que luego de comprobar que la reforma agraria no logró lo que entonces se proponía, se insista hoy en repetirla. Si los agricultores con tierra son los más pobres del país, ¿mejorará su situación con una nueva distribución de tierras? Y si por ésta retornan a las comunidades los asalariados agrícolas, ¿no empeorará más bien su situación?

Quienes abogan por una nueva reforma agraria afirman que los ingresos campesinos son bajos precisamente porque la tierra es insuficiente, que se ha parcelado en exceso y carece de riego. Pero esto no es del todo cierto.

Una reciente investigación del INAN y del PMA encontró que la situación nutricional tiene más relación con la vinculación al mercado que con la extensión de tierra de que disponen las familias rurales.

La colonización también demostró que la extensión de tierra no es importante. Al principio las dotaciones eran de hasta 500 hectáreas por familia, pero con el tiempo fueron decreciendo en tamaño, hasta situarse debajo de las diez hectáreas en los últimos años. Y esto porque cada familia no alcanza a cultivar más de cuatro hectáreas en promedio.

Siempre podrá argumentarse que todo será distinto cuando la nueva distribución sea acompañada de créditos, apoyo tecnológico, maquinaria, etc. Lo mismo se decía en los años 50, 60 y 70, sin que tales deseos puedan llevarse a la práctica.

Los datos y las experiencias mencionadas sugieren que el país está persiguiendo nuevamente una ilusión que no solamente es anacrónica, sino arcaica y probablemente estéril.

Nada justifica la acumulación improductiva de tierras ni la adquisición fraudulenta que algunos ciudadanos pudieron haber logrado en el pasado. Tampoco puede ignorarse que es necesario ordenar la propiedad de manera que estimule su utilización productiva y contribuya al bienestar general.

Pero para resolver un problema no es necesario crear otros, y mucho menos transferirlos a quienes hoy se ilusionan con salir de la pobreza cultivando la tierra al modo tradicional. No es justo para con ellos.

Y no pueden ignorarse dos hechos: la agricultura ya no es la principal fuente de riqueza, como lo era en el siglo XVII, y la tierra no es la riqueza más abundante de Bolivia.

La exclusión, que condena a la pre-ciudadanía a una gran parte de los bolivianos, es inaceptable y debe ser superada. Pero eso no se conseguirá distribuyendo un recurso que ya no es relevante y menos reconstruyendo tecnologías que no son eficientes. Lo que hoy necesitamos es asumir el desafío de reconocer que estamos en el siglo XXI, que vivimos otro tiempo, y que, en éste, tenemos otra riqueza que es abundante y, al mismo tiempo, relevante para la economía actual: el gas natural. Ese es el recurso que, convertido en dinero, podría dar a todos los bolivianos la base económica mínima necesaria para ser ciudadanos y tener la capacidad de ser productores de democracia y desarrollo.

Tags: ,

2 Responses to “La tierra: ilusión estéril”

  1. kivo Says:

    no entiendo el punto. es ya “muy tarde.” la agricultura no es “relevante,” y hay que mirar hacia el gas. ¿como así? es que los latinfundistas de oriente no se están haciendo ricos con la soya, en sus terrenos mal habidos? ¿es que no importa que se hayan apropriado ilegalmente tanta tierra de la nación? la agro-industria se expande por oriente, y por el norte de argentina, y por paraguay. destruye los bosques amazónicos, y va introduciendo el “sistema round-up” de monsanto con resultados nefastos. en bolivia, se convierte en base económica para el separatismo racista de los que esclavizan a los guaraníes para trabajar las tierras. por encima de ello, vivimos una explosión de los precios de la comida. hay que producir lo necesario para no tener que importarlo a precios astronómicos. ¿y quieres olvidarte de la agricultura? producir gas no es contradictorio a producir comida.

  2. R Laserna Says:

    Kivo, gracias por tu comentario. Lamentablemente, creo que mezclando temas solamente nos enredamos y agravamos los problemas.
    Si hay terrenos mal habidos es deber del Estado, aplicando la ley, el recuperarlos y castigar a quienes abusaron de su influencia.
    Si hay gente que se enriquece produciendo, hay que velar porque lo hagan cumpliendo las leyes ambientales, del trabajo y de impuestos. Pero no castigarlos por producir o por ganar dinero.
    Si hay escasez de alimentos y aumento de los precios, apoyemos a los productores para que produzcan mas, porque solo así bajarán los precios.
    Si hay un movimiento autonómico que mejorará las condiciones de vida y fortalecerá la democracia, hay que apoyarlo.
    Si hay gente que sojuzga a otra gente y abusa de su poder, hay que castigarla y evitar que continúen esos actos indignos de la condición humana.
    Finalmente, si el gas es de todos, hagamos que sus rentas lleguen efectivamente a todos! Sostengo que esto sería más efectivo que aplicar en el siglo 21 una receta del siglo 19, como es la de la distribución de la tierra. Ese es el punto… no el de producir gas en vez de comida o el de olvidarnos de la agricultura, que no es algo que se haya dicho en la nota que comentaste.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: