Que se queden todos!

El referéndum revocatorio parece haber sorprendido a todos. Pero la mayor parte ha pasado de la sorpresa al entusiasmo y, apenas se difundió el calendario electoral, han empezado la campaña. Los del MAS para defender al Presidente y buscar una renovación del mandato, eliminando a los Prefectos opositores. Los de la oposición, para sacar al Presidente, adelantar elecciones y, en su caso, defender a los Prefectos.

Me sorprendió el razonamiento de don Alberto, un jubilado de memoria prodigiosa y gran olfato político con el que me gusta conversar. El me dijo: “Hay que hacer campaña por el Sí… para que se queden todos!”

Al ver mi cara de sorpresa, porque hace poco le escuché ácidas críticas a la gestión de Evo y a las veleidades de los Prefectos, se apresuró a explicarme su punto de vista. Lo resumo brevemente:

“Primero que han sido elegidos por un período determinado y deben cumplirlo, de otro modo no podremos evaluar su gestión adecuadamente. Segundo, que si los sacamos ahora, tendrán siempre el pretexto de que no los dejamos completar su obra y culparán de todo lo malo que hicieron a la oposición. Tercero, que dejarán papas calientes a los que vengan, y aprovecharán eso para transferirles la responsabilidad y salvarse de la furia popular. Con el referendum revocatorio, ellos ganan y nosotros perdemos”.

Al ver mis gestos de duda, don Alberto fue más enfático.

“Todo depende de los plazos en que pongas tu mirada -me dijo- ¿no te das cuenta? En el corto plazo tal vez nos convenga que se vayan todos, porque nunca hemos perdido tantas oportunidades en tan poco tiempo como en esta época. Pero en el largo plazo, nos conviene que el pueblo mida la verdadera capacidad o incapacidad de estos líderes, y no se queden con dudas que les permitan traerlos de nuevo”.

Como yo seguía en silencio, todavía sorprendido, don Alberto se enfureció.

“Claro -me dijo- lo vas a tener que pensar… y mientras tanto los que actúan habrán avanzado algunos pasos más en la insensatez que los guía”.

De nada sirvió que le recuerde que mi obligación profesional es dudar… se dio la vuelta y volvió a alimentar a las palomas, levantando los hombros en señal de despedida.

4 Responses to “Que se queden todos!”

  1. Luis Bredow Says:

    Los alemanes llaman “Schadenfreude” a la alegría que causa la desgracia. Por supuesto que es una alegría perversa. Intuyo que don Alberto acoge en su seno algo de ese tipo de alegría.
    En el corto plazo, los dementes que nos gobiernan a través de los Comités Cívicos y el Palacio Quemado, van a llevarnos a todos a la miseria y la violencia. Cuando eso ocurra, los bolivianos tendremos aun menos lucidez para unirnos y sacarnos los dementes de encima.
    Además habrán impuesto su estilo de hacer política y nuestros liderazgos se fraccionarán con caciques y líderes y señores de la guerra.
    En el largo plazo, quién sabe qué ocurrirá.
    No se necesita ser muy profeta para avisorar eso. Basta mirar hacia el África o hacia Haití.
    Por eso, si tenemos todavía la oportunidad, en el referendo revocatorio votemos todos por el NO, para que se vaya todos. Votemos NO, para decir NO QUIERO SER VICTIMA DE UNA ESTÚPIDA GUERRA CIVIL.

  2. Carmela Says:

    Si de verdad se fueran todos… valdría la pena.
    Pero incluso si ganara el NO y se revocaran todos los mandatos, quién ganaría las próximas elecciones?
    Y si no fuera Evo nuevamente el ganador… ¿dejaría gobernar a otro?
    ¿No será, don Luis, que usted espera un salvador de la patria que se improvise en los cuarteles? ¿Y qué le garantiza a usted que ahí no haya dementes parecidos o peores a los que quiere reemplazar?

  3. Luis Bredow Says:

    No, no, Carmela. Yo creo que todos los “salvadores” son unos impostores pues nadie puede salvar a alguien. Lo más que puede hacer un gobernante es crear las condiciones para que cada uno se salve por sí mismo; y eso ya es suficiente.
    Tampoco creo que en los cuarteles se desarrollen capacidades para enfrentar los problemas que plantea la vida civil. Por eso los militares y los clérigos son siempre incapaces de gobernar. Lo más que logran es acuartelar o meter en internados a la gente libre.
    Vayamos por pasos, Carmela. El primer paso es que gane el NO, para que los líderes políticos de hoy y de mañana reciban un mensaje muy contundente: los bolivianos queremos que la política sirva para resolver nuestros verdaderos problemas y no para que los aspirantes a caudillo se inventen problemas y conflictos para llevarnos a combates inútiles, que ellos puedan liderizar.
    Si los políticos del futuro reciben ese mensaje, quizás comprendan que no les sirve promover la demencia cuando se trata de hacerse aceptar por un pueblo sensato.
    La situación ha llegado a adquirir una cariz tan violento y demencial, que no veo otra manera de aprovechar el referendo revocatorio si no es para que la población de a los mandones y caudillos un sacudón de sensatez y de voluntad de paz.
    No creo que debemos albergar temor sobre quién vendrá después de que logremos sacarnos de encima a nuestros caudillos dementes. Si logramos que se vayan todos, será una demostración que los ciudadanos somos capaces de imponer una nueva manera de hacer política sensata. Entonces también lograremos encontrar gobernantes sensatos. ¿Acaso no hay gente cuerda en este país?
    La otra opción es permitir que los locos continúen llevándonos hacia el abismo. ¿No cree usted que cuando se tiene la oportunidad de frenar una carrera que conduce inexorablemente al precipicio, hay que parar el carro; aunque todavía no se sepa quién tomará el volante después?
    Comprendo que nada de esto es fácil. El populismo y la demagogia nos tienen hechizados. Pero si es posible llevar a la población a la locura ¿por qué no va a ser posible invitar a la población a la sensatez?

  4. Roberto L Says:

    Interesante intercambio. La verdad es que yo sigo dudando. No me convenció don Alberto y tampoco me logran convencer Carmela y Luis Bredow.
    Coincido contigo, querido Luis, en que estamos una carrera demencial hacia el abismo. Pero no creo que una victoria del NO logre despedir a todos y tampoco frenar esta carrera. Es más… podría acelerarla! Y es que el voto nos involucra a todos (bueno, a más que la mayoría), pero los actos demenciales que nos preocupan son de minorías organizadas que logran arrastrar o inmovilizar a las grandes mayorías, incluso hablando a nombre de ellas! Peor aún, con ellas creyendo… así sea por el hechizo al que aludes en tu comentario.
    El escenario que plantea Carmela, de Evo dejando el gobierno pero no las calles, y los próximos gobernantes enfrentados al desbarajuste que el propio MAS está creando y del que se libraría si deja el gobierno antes de cumplir su mandato… no mejora en nada el que tenemos ahora. En suma… el NO que propones no parece ser el freno que quieres.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: