Archive for September, 2008

Escenarios políticos… según 36 expertos

September 13, 2008

Vivimos una crisis previsible y, por tanto, evitable. Tenemos que preguntarnos por qué no se ha evitado el dolor que sufren decenas de familias en Pando, la zozobra en Beni y Santa Cruz, el miedo en Tarija y el odio que empieza a degradar a muchos bolivianos más. Y tenemos que preguntarnos qué estamos haciendo, cada uno de nosotros, para evitar que esto siga y nos arrastre con su ciega furia.

Hace unos días, con el apoyo de mis colegas de www.Columnistas.Net  un grupo de expertos de todo el país evaluó la coyuntura nacional con un enfoque prospectivo a través de una encuesta anónima. El grupo está formado en su mayor parte por varones mayores de 40 años, que residen sobre todo en las ciudades del eje. Se inclinan a valorar más la libertad que la justicia, y aunque en el grupo predominan posiciones institucionalistas, hay varios que tienen simpatías por una ideología populista.

La encuesta se realizó entre el 28 de agosto y el 1 de septiembre, cerrándose poco antes de que se difundiera la decisión de la CNE de desconocer la validez legal del decreto de convocatoria a referéndum y elecciones locales.

Menos del 6% del grupo considera que el referéndum del 10 de agosto fue un acto que fortaleció la democracia. La mayor parte, el 47%, considera que, por el contrario, fue un evento que debilitó la democracia por su ilegalidad y los riesgos de polarización que entrañaba.

En la interpretación del significado de la votación, la mayor parte percibe más un deseo de estabilidad que un apoyo a la política de cambios que impulsa el gobierno del Presidente Morales.

Consultados sobre los factores que estarían reduciendo la legitimidad del gobierno, las respuestas se dispersan entre la gestión de la economía y la inflación, (34%) y la conflictividad social y política (37%), entre los que se incluyen las presiones que efectúan los grupos de apoyo al gobierno para orientar su acción en una determinada línea. La acción de los opositores regionales (18%), es considerada de más relevancia que la de los del Congreso (2%).

Por el otro lado, el gruido considera que las políticas que más apoyo generan al gobierno son la estatización de los hidrocarburos y la Renta Dignidad de acuerdo al análisis del grupo de expertos consultados con esta Encuesta Prospectiva.

En la consideración de los escenarios posibles, la mayor coincidencia -con cerca del 67% de los encuestados- se presenta en la descripción como “muy probable” del escenario de creciente desorden y debilitamiento institucional. Es también elevada la proporción (más del 50%) de quienes  asignan como algo probable el surgimiento de conflictos regionales y separatistas. 

De hecho, desde que hicimos la primera encuesta en abril hasta el presente, aumentó notablemente el porcentaje de quienes consideran que es alto o muy alto el riesgo de un conflicto separatista en el país.

Finalmente, es también significativo (41.87%) el porcentaje de los que creen que el gobierno ya no es capaz de realizar una gestión moderada y con estabilidad.

Consultados acerca de las recomendaciones que harían para tratar de mejorar o evitar los peores escenarios, la mayor parte de los expertos consultados recomienda la formación de un gobierno de coalición a partir de una renovación completa del gabinete. Una proporción cercana recomendaría establecer un diálogo con mediadores internacionales. Es claro que estas recomendaciones no son incompatibles entre sí y podrían llevarse a cabo de manera simultánea o secuencial. Adelantar las elecciones ya no parece una opción recomendable, a diferencia del mes de junio cuando algunos de los expertos la plantearon como alternativa. En su lugar, lo que no aparecía como recomendación en ninguna de las encuestas anteriores, en ésta o0portunidad hay un grupo, aunque reducido (6%), que piensa en una intervención militar.

Finalmente, en una pregunta abierta sobre los temores que tienen los expertos cuando piensan en el país, una gran mayoría hizo referencia a temas asociados a violencia, conflictos, enfrentamientos, autoritarismo e intolerancia.

Lo sucedido en Pando, Santa Cruz y Tarija pocos días después confirmó que tenían razones para tan oscuras previsiones.

Advertisements

La guerra del agua… un pretexto

September 1, 2008

En el suplemento de La Razón dedicado a la historia boliviana desde el punto de vista de los conflictos y los acuerdos, publicado el 6 de agosto de este año, encontré una confesión. En un recuadro citan palabras de Oscar Olivera, el dirigente fabril que terminó asumiendo el liderazgo de la Coordinadora del Agua el año 2000, en la que confiesa, con una sinceridad que entonces no tuvo, que “el tarifazo fue un pretexto”.  

Claro que fue un pretexto y algunos lo sabíamos. Pero Olivera y sus compinches consiguieron engañar a los cochabambinos, movilizándolos para defender lo que no tenían y utilizándolos para una lucha que, además, tampoco era puramente política e ideológica. A ocho años de aquella “guerra” ya sabemos quiénes ganaron y quiénes perdieron. 

Ganaron, por supuesto, los líderes de la batalla, que gracias a ella treparon en prestigio e hicieron carrera política. El mismo Olivera, que sigue de dirigente fabril y recibe donaciones de multitudes de ingenuos que hay en el mundo y siguen creyendo su demagogia. Jorge Alvarado, que de asesor de los aguateros ahora es el hombre clave de la relación con Chávez en la embajada en Venezuela. Omar Fernández, que sigue siendo líder de los regantes y capturó un curul en el senado. Y hay más… recuerde sus nombres y verá que hoy están de oficiales mayores, directores de entidades públicas, ministros y viceministros.  

Ganaron, sobre todo, los aguateros y perforadores de pozos, que son los que en verdad controlan las asociaciones de regantes, que siguen lucrando con la escasez y las necesidades de los pobres, a quienes venden agua de peor calidad e inmensamente más cara de lo que hubiera costado, incluso con el doble del “tarifazo” que Olivera usó como pretexto.

Ellos, los pobres de la ciudad, son los que más perdieron, pero también perdieron los campesinos sin riego de los valles central y bajo, que siguen dependiendo de los regantes para conseguir unas miserables “mitas” y de los caprichos de San Pedro y San Isidro para recibir lluvias en temporada.

No defiendo el proyecto de agua que formularon por aquellos años el gobierno de Bánzer y el municipio de Manfred, porque fueron ellos los que dieron el pretexto que usaron tan hábilmente Olivera y sus compinches. Pero ellos, de algún modo, ya recibieron su castigo político, aunque se nieguen a reconocerlo de ese modo. Lo penoso es ver que los otros responsables de lo que ya es una verdadera tragedia urbana, no solamente sigan pontificando su demagogia, sino que tengan el descaro de confesarlo… sin que nadie les tome cuentas.