Padrón biométrico

Para el registro biométrico debería tomarse en cuenta la experiencia de los aeropuertos internacionales y la de los bancos.

Tomemos el caso del Aeropuerto Internacional de Miami. El año 2008 ese aeropuerto manejó alrededor de 42 millones de pasajeros. De ellos, unos 8 millones tuvieron que pasar por inspección federal de identidad en la que se les tomaron registro de dos huellas digitales, se les tomó una fotografía y se verificaron los datos de su pasaporte con los existentes en la base de datos. Las huellas y la foto quedaron registradas de manera que el pasaporte, poco a poco, va quedando solamente como un archivo de sellos.

En todo caso, lo importante de esta referencia es que solamente ese aeropuerto aumentó su padrón biométrico de viajeros en 8 millones en el año, y además de la cola, que siempre es molesta, el tiempo que les toma a los oficiales a cargo de realizar ese registro no pasa de 3 minutos por pasajero. Las demoras se producen cuando se comparan las huellas y los datos del pasaporte con lo que ya se tenía registrado, pero el nuevo registro es realmente muy rápido.
Dependiendo las horas del día, el número de ventanillas disponibles para ese trabajo varía entre 10 y 30.

Otros que tienen mucha experiencia en el manejo de registros de identidad y algunos ya utilizan registro biométrico, son los bancos. En Bolivia está uno de los bancos pioneros: utiliza la huella digital en lugar de la firma, incluso para retiro de dinero en cajeros automáticos.

Para un empadronamiento biométrico orientado a garantizar elecciones limpias en Bolivia, la clave estaría en la voluntad de los ciudadanos para ir al registro, hacer la cola y tomarse el tiempo necesario para registrarse. Para algunos ciudadanos, especialmente para los que viven dispersos en las zonas rurales más remotas, el problema es muy serio. ¿Cuál es el incentivo que tienen para ir a registrarse? ¿Votar? ¿Cuánto está cada ciudadano dispuesto a gastar de su propio bolsillo para votar? Este es el problema de fondo.

Puede obligarse a la gente, amenazarla con castigos severos, poner multas… pero con eso solamente se agravarían los problemas. Para uno que vive en el centro de la ciudad el registro será cuestión de tiempo, media hora cuando más si vive cerca de una notaría o centro de registro. Para uno que vive lejos, será cuestión de un viaje largo, tal vez de dos días, con el tiempo perdido de trabajo que implica y los costos de alojamiento y alimentación.
El empadronador puede ir a buscar a los ciudadanos, pero también esto tiene un costo en tiempo y dinero…

¿Cómo resolver el problema?
Desde hace tiempo promuevo la idea de distribuir las rentas del gas entre todos los ciudadanos, algo así como una Renta Dignidad para todos. No entraré ahora a la exposición de los argumentos que respaldan la propuesta, sino a una de sus derivaciones. Si se pagara esa renta, todos tendrían un incentivo muy concreto para acercarse a una ventanilla y someterse a un registro biométrico. La primera vez que uno cobra, se crea el registro, y cada vez que lo hace luego, se actualiza el registro.

No se lo ha hecho hasta ahora. ¿Por qué no empezar? Podría darse inicio a este programa con los depósitos que tienen en el Banco Central los gobiernos central, departamentales y locales, que son fruto del superávit de los años pasados. Es dinero de la gente y no se lo gastó… ¿por qué no dárselo a la gente?

A lo que le toque a cada uno, no importa, como un derecho y, al momento de ejercerlo, cuando el ciudadano esté en la ventanilla con su carnet, libreta militar, pasaporte o lo que fuera… una foto a su pupila, otra a su oreja, escan de sus huellas digitales… y listo: padrón confiable y bolivianos con dinero.

Y si ahora usted me viene con la pregunta de qué harían los gobiernos sin su plata, le diría simplemente: que se pongan serios y cobren impuestos o le preguntaría cuán preocupado está de que aparezcan nuevos Karachipampas o contratos al estilo Catler-Uniservice o de que se sigan comprando empresas para abultar la demagogia “nacionalizadora” que no crea empleos pero distribuye pegas.

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: