Los migrantes y el derecho de votar

La búsqueda de votos llevó al MAS a proponer que se incluyera en la votación a los ciudadanos residentes en el exterior. Muchos lo habían planteado antes pero el país era muy pobre y no se consideraba posible contar con los recursos para ello.

El país sigue siendo pobre, pero con el boom de exportaciones hay algo de dinero para hacer algo en ese sentido. Y de ahí nació la transacción: 6% del padrón. De ese modo, se logró limitar la posibilidad de manipulación de votos en el exterior, y se definió una meta más o menos accesible para los magros recursos del país.

El debate ha puesto en evidencia la manera poco reflexiva con que se toman decisiones en el país. Por supuesto que, si se da el derecho de voto a los bolivianos que residen en el
exterior, es injusto que lo limiten a una cierta cantidad y, por extensión, a ciertas áreas. ¿Por qué los bolivianos de Virginia tendrían más derechos que los de Lima? Si se reconocen esos derechos debe ser para todos los ciudadanos que se encuentran en las mismas condiciones. Los migrantes que residen en Murcia reclaman, con justicia, que se abra un empadronamiento limitado y solamente en Madrid.

Si la intención era limitar la influencia del voto de los migrantes, fundando la decisión en argumentos políticos y juridicos razonables, pudo muy bien haberse adoptado la idea de un voto ponderado. Que se inscriban todos los que quieran y puedan, pero el voto del conjunto de residentes en el exterior vale 6% del total. Así todos quedaban incluidos, y su voto se dejaba sentir aún cuando fuera “discriminado” y valiera menos. Esa discriminación se justificaría precisamente en el hecho de su residencia fuera del país por la cual no pueden valorar plenamente las opciones ni sufrir (o disfrutar) las consecuencias de su voto.

Este aspecto nos remite a una dimensión del tema que no es menor. En su última gira el Presidente Morales planteó en España los derechos de los migrantes en todo el mundo. Dijo algo así como que todos los seres humanos deberíamos tener el derecho de vivir donde querramos. Seguramente tenía en mente a los bolivianos de Madrid que lo escuchaban, pero la propuesta es sin duda razonable y debería traducirse en una demanda mundial por el reconocimiento de los derechos políticos de los migrantes en el lugar en que residan.

Un voto responsable debe implicar que el votante viva las consecuencias de su decisión, por lo que la democracia sería fortalecida si se levantaran las restricciones de ciudadanía en el derecho del voto. De hecho, esto ocurre habitualmente en las elecciones locales, cuando se eligen alcaldes y concejales, y no hay razón alguna para que no se habilite a los extranjeros en las elecciones nacionales.

El Presidente Morales debería promover el voto de los peruanos, brasileros, argentinos, japoneses y alemanes en Bolivia, en vez de ver la manera de romper sus acuerdos . Yo apoyaría esa posición sin dudar un instante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: