El riesgo de bajar precios y tarifas

En las políticas públicas recientes predomina una cierta obsesión por los precios. Hay nerviosismo si suben y por eso un gran empeño para que bajen.  Hace unos días se acordó una rebaja de tarifas eléctricas y semanas atrás se instauró juicio contra empresas que aumentaron el precio del pollo. Para bajar los precios del gas licuado hace algunos años se eliminó a los intermediarios y prohibieron vender garrafas en las tiendas. Pero los precios son solamente indicadores, no reemplazan a la realidad.

En efecto, los precios son indicadores que, aunque parecen sencillos (3 panes por 2 pesos, 22 pesos la garrafa, 2 bolivianos el lápiz) resultan de procesos muy complejos. En la producción de cada objeto se usan otros productos que a su vez fueron producidos por mucha gente y en otros lugares, también máquinas que son el resultado de la creatividad de ingenieros e inventores, y trabajadores que invirtieron tiempo y dinero formándose para ganarse un salario. Cada uno de esos objetos, de esas máquinas y de esos trabajadores tiene una remuneración, o se obtiene su concurso con un precio que, por eso, está entrelazado e interactúa con todos los demás hasta llegar al precio final. Alterar este último puede, a su vez, alterar los equilibrios y las relaciones en toda la cadena, pudiendo incluso romperla.

La suma de los costos se toma en cuenta al fijar los precios, pero ningún productor o comerciante se basa solamente en esos datos. También toma en cuenta si tiene competencia y cuáles son sus precios, y si los posibles compradores tienen dinero suficiente para comprar su producto o si, por el contrario, optarán por ignorarlo. Las pocas ocasiones que tiene un vendedor de fijar el precio a su antojo duran poco, pues apenas alguien se da cuenta de que el negocio da buenas ganancias, hará lo posible para hacerle la competencia hasta que ambos, u otros competidores más, bajen los precios. Esto quiere decir que los precios pueden bajar, y de hecho lo hacen, cuando hay competencia y aparecen innovadores que producen lo mismo a costos más bajos.

Esta historia es muy conocida. Recuerden nomás cuáles eran los precios de los celulares cuando aparecieron y cuáles son ahora.

Pero bajar precios por decisión política es inapropiado porque puede generar más problemas de los que resuelve.

Si estuviéramos frente a un único vendedor que abusa de su posición y obtiene ganancias extraordinarias, una decisión política podría obligarle a bajar los precios sacrificando sus ganancias excesivas. Pero esa situación es muy rara y casi nunca se da. En general, hay varios vendedores, algunos que producen y venden, y otros que compran para vender. No todos ganan lo mismo ni todos los productos tienen los mismos costos. Una rebaja de precios puede sacar a algunos de la competencia, otorgando ventajas a otros o, lo que es más probable, reduciendo la oferta.

Ese puede ser el caso del pollo. Los más eficientes seguramente aguantarán una rebaja de uno o dos pesos el kilo, pero los menos eficientes, que suelen ser los más pequeños y con menos inversión en tecnología, podrían empezar a perder con esa rebaja y verse obligados a cerrar sus granjas. Al final, puede resultar que algunos consumidores ganen con la rebaja, pero algunos productores, y sus empleados, pierdan tanto que se retiren. Si eso ocurre, la oferta total de pollo se reducirá y, ante la escasez, algunos consumidores empezarán a pagar más por el pollo, creándose un mercado negro de privilegios y discriminaciones que ya no se pueden controlar.

El caso de la electricidad es diferente. Aunque hay varios productores, se trata de un mercado regulado porque casi siempre hay un solo distribuidor. Regulado quiere decir que los precios son fijados en base a acuerdos políticos. Por supuesto, esos acuerdos toman en cuenta aspectos técnicos y económicos, pero son fundamentalmente reglamentados por ley y resultan determinadas por decisiones de las autoridades. Pueden entonces bajarse los precios a costa de las utilidades y los consumidores saldrían ganando. Pero, ¿qué pasa en un caso como el nuestro, en que la cobertura del servicio es incompleta?

Al sacrificarse las utilidades también se limita la capacidad de inversión de la empresa, y por tanto se retrasan sus planes de expansión. En ese caso quienes salen perdiendo son los que no tienen acceso al servicio. En nuestro caso hablamos de los pobladores más pobres, que viven en barrios alejados a los que no llega y ahora tampoco llegará la electricidad. Ellos tendrán que seguirse alumbrando con velas, que tienen un costo equivalente mucho mayor, o deberán acortar su jornada: trabajar menos, estudiar menos, ganar menos, seguir siendo pobres.

La preocupación por los precios es una preocupación por los indicadores más que por los procesos. Muchas de las políticas recientes están buscando modificar los indicadores sin tomar en cuenta los procesos. Esto equivale a retrasar el reloj cuando falta tiempo, o poner el termómetro en una cubeta de hielo para bajar la temperatura. El resultado es el mismo, el autoengaño. Tarde o temprano, otros indicadores dirán que fue un error. Por ejemplo, hay que estar atento a la cantidad total de pollo que se producirá en el futuro y a la cantidad de granjas y empleos que genera la industria avícola. También a la cobertura de la electricidad. O, para ver otros casos en que se buscó rebajar los precios en base a la presión política, a la calidad de los servicios celulares, o a la calidad y cobertura de la distribución del gas licuado.

El bienestar de la gente está muy relacionado al consumo, es verdad. Pero éste no mejora en cantidad y calidad con reducciones de precios, sino con aumentos de ingresos. Y para que los ingresos aumenten es necesario que la economía crezca, que hayan inversiones que generen empleos y aumenten los sueldos para atraer a los trabajadores más competentes, que se expandan los mercados. Si de verdad se quiere acabar con la pobreza, necesitamos abundancia. Sólo produciendo más y mejor tendremos mejores precios y mayor bienestar. La política económica debería estar más concentrada en los procesos que en los indicadores.

© columnistas.net

Tags: , , , , ,

8 Responses to “El riesgo de bajar precios y tarifas”

  1. Carlos Says:

    Aquí lo leí primero y volveré a leerlo impreso.

  2. Mary Cruz Says:

    Roberto, tu articulo esta escrito como para que todo el mundo entienda el complejo mundo de la economia,asi de sencillo lo expusiste y me pregunto es tan dificil para este gobierno entender las variables que se deben manejar para poner limites en los precios????’ No les interesa nada , ni siquiera comrender menos aprender ; que vamos a hacer??? dia a dia nos vamos para abjao.Que desesperanza.

  3. Mauricio Medinaceli Says:

    Estimado Roberto, muy bueno el artículo, sólo me queda si la discusión es sobre precios y tarifas o sólo sobre precios, toda vez que insinúas que son conceptos similares.

  4. Mauricio Medinaceli Says:

    Estimado Roberto, muy bueno el artículo, sólo me queda LA DUDA si la discusión es sobre precios y tarifas o sólo sobre precios, toda vez que insinúas que son conceptos similares.

  5. laserna Says:

    Bueno… las tarifas sí son un tipo de precio aunque, como digo, de características específicas. Se pagan por servicios y a partir de contratos preestablecidos y habitualmente supervisados. Y lo que debe hacer la regulación es simulaciones de mercado para fijar esos precios de manera que cubran costos, remuneren inversiones, cubran riesgos y satisfagan necesidades de expansión restringiendo el abuso que hace posible la situación monopólica. Desde un punto de vista abstracto, pienso también en los salarios, que son precios específicos que permiten el intercambio de fuerza de trabajo. Pero ya no los mencioné para no extender demasiado el artículo.

  6. Luis A Says:

    Algo similar a tu ejemplo de la electricidad ocurrio con el tema del agua, correcto?

    • laserna Says:

      Así es, con la diferencia de que en electricidad el proceso es impulsado desde el gobierno, en tanto que en el agua (año 2000, Cochabamba y también 2006 El Alto-La Paz) se trató de movilizaciones de los sectores que ya disfrutaban del servicio y que terminaron afectando a los de abajo… como siempre.

  7. Garcinia Cambogia Select Says:

    Hi! This post couldn’t be written any better! Reading this post reminds me of my previous room mate! He always kept chatting about this. I will forward this post to him. Pretty sure he will have a good read. Many thanks for sharing!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: