El ataque a los consumidores

La política económica plena de ilusiones y escasa de pragmatismo que se aplica en estos años en el país puede ser calificada también de un verdadero ataque a los consumidores.
Esto empezó hace ya tiempo, cuando se decidió eliminar a los intermediarios en la comercialización de garrafas de gas, y sigue hoy, reflejando cada paso de la intervención estatal en la economía.

En efecto, quienes toman esas decisiones no parecen tener la más mínima consideración por los consumidores, cuyos derechos sin embargo utilizan en pancartas y leyes que no se cumplen. De propaganda sirven, no de guías para la acción.

A las pocas semanas de haber iniciado actividades el gobierno actual, decidió eliminar a los intermediarios del gas, incluyendo a las tiendas de barrio que almacenaban algunas decenas de garrafas y las tenían disponibles, a cualquier hora del día, para sus clientes. Según se informó entonces, con tal decisión se buscaba reducir el contrabando hormiga, ya que se creía que los intermediarios grandes y pequeños desviaban garrafas hacia los mercados vecinos. La diferencia de precios no era entonces tan grande como hoy, pero pareció un argumento
razonable y nadie protestó. Seguramente se trataba también de capturar una parte del precio para fortalecer esa nueva fuente de empleos que empezaba a ser Yacimientos. Es decir, en el fondo se reemplazó a los intermediarios privados por los estatales. Miles de personas que trabajaban llevando las garrafas a donde se las necesitaba, o almacenándolas hasta que el consumidor las comprara, perdieron una fuente de ingresos. Tampoco protestaron, confiando tal vez en que ese pequeño sacrificio reduciría el contrabando.

Los efectos sobre los consumidores fueron inmediatos. Se hizo más difícil conseguir gas. Había que esperar el paso de camiones atendidos por desganados e insolentes muchachos que venden el gas en garrafas como si nos hicieran un favor. No hay lugar donde no se vea a mujeres y niños cargando garrafas o esperando con ellas a que aparezca un maestrito bondadoso que, además, se digne detener su vehículo en ese lugar, y no 20 metros más allá.

La competencia entre grandes y pequeños distribuidores, entre camiones y tiendas de barrio, ha desaparecido a favor de un monopolio que, obviamente, se hace cada vez más perezoso e ineficiente.

Esto, naturalmente, tiene costos para la economía nacional y para las economías familiares, porque el tiempo que se tarda hoy buscando gas en garrafa, es un tiempo que cuesta y podía emplearse productivamente. Estoy seguro de que ninguna entidad estatal, y menos Yacimientos, han calculado jamás estos costos.

Por si fuera poco, el contrabando no desapareció sino que, como lo han señalado las autoridades, sigue “desangrando al país”.

Podría justificarse lo ocurrido argumentando que, de ese modo, se está animando a la gente a reemplazar las garrafas por las conexiones domiciliarias. El problema es que, también ahí, se ha reemplazado al intermediario privado por el público, y el consumidor tampoco la pasa muy bien. Claro que ya no tiene el problema de caminar con su garrafa en busca de gas, pero al momento de pagar sus cuentas, o de pedir un servicio especial, ya puede ir acumulando paciencia.

Lo primero que hacen las operadoras estatales (sea que provean agua, electricidad, gas natural o telefonía) es tratar de eliminar a los intermediarios, incluso a los cobradores. El argumento es que de ese modo bajan costos, pero al final ocurre siempre que terminan contratando gente que hacía el trabajo de los cobradores, y en vez de comisiones a bancos o entidades financieras, se pagan sueldos a personal propio, que a partir de entonces nos hace un favor si nos cobra. El resultado final es que su ineficiencia la terminan pagando los consumidores, cuyo tiempo se pierde irremediablemente en viajes y colas que pudieron haberse mantenido al mínimo.

Y poco a poco el ataque se amplía. Basta pasar por una tienda de EMAPA para ver cientos de personas haciendo cola para comprar un producto subsidiado, mientras los policías allanan almacenes y depósitos de intermediarios que, razonablemente, tratan de proteger su inversión y se resisten a vender perdiendo dinero. De pronto productos básicos empiezan a escasear y el gobierno se siente impelido a intervenir, remplazando una vez más a los intermediarios con burócratas que te ordenarán mantenerte callado y en la cola si quieres recibir el favor de unos kilos de azúcar o de arroz.

Esta política cree que eliminar a los intermediarios es favorecer a los consumidores, cuando en realidad ocurre todo lo contrario. Algunos intermediarios pueden ser eliminados del mercado, pero no se puede eliminar la intermediación. Esta es imprescindible para que los productos lleguen a los consumidores. Y será tanto más eficiente cuanto más libre sea el consumidor para escoger a quién comprar.

La estatización de la economía no evita la intermediación. Simplemente la coloca en las manos más ineficientes, porque la convierte en un monopolio controlado por burócratas que desprecian a los consumidores.

En 1985 desaparecieron las colas y se llenaron los anaqueles casi de inmediato, cuando se le devolvió la libertad a la gente para comprar, vender y producir. Si ese ajuste fue traumático fue porque en los años previos se dejó que los problemas llegaran demasiado lejos. En vez de repetir la experiencia, ¿no sería mejor recordarla y aprender de ella?

5 Responses to “El ataque a los consumidores”

  1. Tweets that mention El ataque a los consumidores « VIENTOS NUEVOS -- Topsy.com Says:

    […] This post was mentioned on Twitter by roberto laserna, roberto laserna. roberto laserna said: Privilegio de twitter. Puedes leer y criticar un próximo artículo sobre el ataque al consumidor en #Bolivia http://wp.me/p5ASw-4g […]

  2. Randell Says:

    ” Gwen and Tony both said she gave them “goosies,” but Jimmy said he was unimpressed. She was wise to do so, in case her country spunk isn’t enough to endear her to fans. Use all your talents to take your target farther into your loving world.

  3. Farm Heroes Saga Says:

    Whether we realize it or not, we know these people.
    Some choice passages were evidently aimed at Murph, though none mentioned him specifically by name:
    Oh, how Satan must be smirking with delight to see parents ruin their own children, not for lack of love for them but
    for the love of money and the latest consumer goods, not to
    mention their own lack of grit and determination to do something about the creeping menace of the latest toxic
    growth to afflict our body republic, the self-styled ”. The
    religion of serfs, based on the idea that objects
    have magical powers”.

  4. GTA San Andreas Download Says:

    In this essay I will look at the social, economic and political factors of gta san andreas download.
    Underestimate gta sa download at your peril. Remarkably gta san andreas download
    is heralded by shopkeepers and investment bankers alike,
    leading many to imply that many of todays most brilliant minds seem
    incapable of recognising its increasing relevance
    to understanding generations to come. Crossing many cultural barriers still it draws remarks such as ‘I wouldn’t
    touch it with a barge pole’ and ‘i’d rather eat wasps’ from global commercial enterprises, who are yet to grow accustomed to
    its disombobulating nature. Relax, settle back and gasp as
    I display the rich tapestries of gta san andreas download.

    Social Factors

    While some scholars have claimed there’s no such thing
    as society, this can be rubbish. Upon Peter Pinkleton-PishPosh’s come back to Britain he remarked ‘class will refelect the inner hero’
    [1], he still did not understand that if one seriously promises to ‘not judge a magazine by its cover’, the other must read a
    lot of books. More a melody to societies dysfunctions than
    the usual parody with the self, gta san andreas download
    is fairly good.

    Primarily gta san andreas download builds trust one of the people.
    It grows stonger every single day.

    Economic Factors

    Increasingly economic growth and innovation are now being attributed to gta san andreas download.
    We will begin by looking at the Maiden-Tuesday-Lending model, an attractive model.

    Average
    Wage

    gta sa download

    How will we explain these clear trends? Clearly the normal wage plays in increasingly important role in the market economy.
    What it all is dependant on is money. Capitalists love gta san andreas download.

    Political Factors

    Politics, many of us agree, is a fact of life. Comparing current political thought with that held just 10 years ago is much like comparing the vote in the man in the street achievable of one more accustomed to gta san andreas download.

    Take a moment to take into account the words of favor
    icon Elijah Rock ‘You can lead a horse to water, big problem.’ [2] He was
    introduced to gta sa free download by his mother. It would be wise to approach the subject with the belief that ‘if you do
    not possess anything nice to convey, don’t say anything
    at all’. However this can lead to getting left behind important facts.

    Why did gta san andreas download cross the road?
    – To get to sleep issues! Just my little joke, but lets hope that gta
    san andreas free download doesn’t inspire similar hilarity over the following
    elections.
    Conclusion

    To reiterate, gta san andreas download may not be the best thing since
    sliced bread, however it is still important.

    It fills an opening, puts out ‘fires’, and figures show it’s
    a winning formular.

    I shall supply the final word to star Elvis Travolta: ‘Oooh
    yeah gta san andreas download shoo badaby dooo.’ [3]

    [1] Flankton – The Complete History – 1999 Fantastico Publishing

    [2] Rock – Roll It Up – 1977 – F. Lower Publishing

    [3] Everything you always wanted to learn about gta san andreas download, but were afraid to inquire about.
    – Issue 287 – QKS Publishing

  5. zma Says:

    Wow, this piece of writing is pleasant, my younger sister is analyzing
    these things, so I am going to inform her.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: