¿Qué hacer con los subsidios?

Entrevista del periodista Ismael Luna del periódico “El Día” de Santa Cruz de la Sierra.
Ismael Luna (El Día).- Evo Morales ha admitido el domingo en una entrevista televisada que su mayor desacierto fue ‘no haber liberalizado la subvención de los carburantes’, ya que el gasolinazo fue una medida necesaria pero mal implementada. ¿Cuánto de cierto tiene Evo en admitir esta situación y cuánto sangra a la economía del país esa subvención. Mejor dicho, cómo afecta a nuestra economía?
Respuesta.- Es alentador que el Presidente reconozca que el subsidio a los carburantes es un error. Fue establecido en el gobierno Bánzer-Quiroga y se ha mantenido por la dificultad política de retirarlo, no por razones económicas. El subsidio ha mantenido artificialmente bajos los precios de la gasolina, el diésel y el gas, contribuyendo a moderar temporalmente las presiones inflacionarias. Pero el costo de hacerlo es muy grande. No sólo para el fisco, que debe erogar sumas crecientes de dinero, sino para todos nosotros. Para comenzar, los subsidios benefician de manera muy desigual a la gente, pues lo aprovechan más quienes mayor nivel de consumo tienen, de manera que a la larga contribuye a acentuar las desigualdades en el país. Los más ricos reciben un subsidio mayor que los más pobres. Es muy injusto. Y también distorsiona toda la estructura de precios, falseando los niveles de productividad de aquellos que no son eficientes en el uso de energía. Esto conduce a una economía no sostenible y de baja competitividad. Por último, alienta el despilfarro y la contaminación ambiental, porque siendo baratos los carburantes los malgastamos sin que nos duela el bolsillo.

Ismael Luna (El Día).-¿En qué medida se podrá superar este problema tan complejo y sensible para la economía del país. Tomará mucho tiempo superar?
Respuesta.- Depende de la voluntad política y de la creatividad para diseñar mecanismos adecuados para hacerlo. El Presidente tiene un enorme capital político en el apoyo de la gente y muy bien podría invertir una parte de ese capital en resolver el problema. Esto significa que debe estar dispuesto a arriesgar la pérdida de algunos puntos de popularidad en el corto plazo, sabiendo que, si lo hace bien, los va a recuperar en el largo plazo. Varios hemos sugerido sustituir el subsidio a los precios por subsidios directos a las personas. Por ejemplo, dando a cada familia un bono de 12 dólares al mes o 140 al año, se podría eliminar el subsidio y corregir la distorsión que provoca, y al mismo tiempo mejoraría la equidad, estimulando el mercado interno y facilitando la adaptación de la economía a una nueva escala de precios. Así lo han hecho en algunos países.

Ismael Luna (El Día).- ¿Cuales son los aspectos o factores que impiden acabar con esta subvención?
Respuesta.- La resistencia de la gente es el principal factor, pues de ahí deriva el otro, el miedo de las autoridades a perder popularidad. Pero, como he indicado, la gente se beneficia de manera muy desigual, por lo que habría que comenzar informándole de esto. En segundo lugar, habría que evitar que el cambio afecte a los más pobres, ya que la eliminación de subsidios crearía turbulencias que pueden ser muy serias para los que tienen ingresos bajos.

Ismael Luna (El Día).- En ese contexto, la subvención abarca algunos productos alimenticios como la harina (el pan), el arroz, entre otros a través de Emapa. ¿Es buena o mala esa política adoptada por el gobierno?. Además otros productos como el pollo, es azucar, vía control de precios subsidia a través de Emapa, toda esa situación. ¿Es acertada esa política?
Respuesta.- Es tan acertada, o desacertada, como la anterior. Con la intención de poner productos de bajo precio al alcance de los consumidores se introducen distorsiones en los mercados que premian a los ineficientes y desalientan a los eficientes, empleando en ello recursos que son de todos y debieran ser mejor utilizados. Como es fácil que los subsidios sean mal aprovechados, las autoridades se sienten tentadas a introducir controles y cupos, y eso termina creando mercados negros que agravan las distorsiones y desigualdades.

Ismael Luna (El Día).- Algunos afirman que dado el buen momento que atraviesa nuestra economía, además de tener un buen superávit fiscal, la subvención que este año supera los 1.400 millones de dólares, no se representa mucho frente a los 30 millones de dólares del Presupuesto General del Estado. ¿No será más bien este el momento para hacer un golpe de timón y quitar definitivamente la subvención sobre todo en el tema del carburante que es más alto?
Respuesta.- El mayor problema no es el costo fiscal de los subsidios, sino sus consecuencias sociales y económicas que pueden ser muy graves. El desempleo y la desigualdad son peores que el déficit fiscal.

Ismael Luna (El Día).- ¿En el caso del trigo, nuestro país tropieza una producción deficitaria. Qué politicas debe adoptar el gobierno para incentivar la producción, que en este momento según los productores no hay incentivos, semillas y menos condiciones para generar mayor plusvalía.
Respuesta.- El trigo es un alimento fantástico y difícilmente prescindiremos de su uso y consumo. Pero si se lo subsidia será imposible que reemplacemos, siquiera una parte, por productos alternativos, y eso posterga está parte de la solución. Por otro lado, no necesitamos producir nosotros todo el trigo que consumimos, si podemos comprarlo de otros que son más eficientes o tienen mejores condiciones para su cultivo. Para eso sirve, justamente, el comercio internacional. Si podemos vender una tonelada de quinua para comprar diez de trigo, no sería mejor dedicarnos más a la quinua que al trigo? Hay países que no producen nada de trigo y no les falta, porque son capaces de exportar con eficiencia otros bienes y comprar el trigo que necesitan. Sería tan malo subsidiar a los productores de trigo como lo es subsidiar a los consumidores.

One Response to “¿Qué hacer con los subsidios?”

  1. Indira Josefa Martinez Morales Says:

    que buen analisis y eso es nomas necesario pero como dice tampoco les conviene eso al gobierno

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: