Libertad y Desarrollo

El Índice de Libertad Económica del Heritage Institute busca cuantificar el ambiente político e institucional en el que se desenvuelven las actividades económicas, midiendo variables que no tienen necesariamente una expresión cuantitativa. Esto permite condensar mucha información en un solo número, y observar el desempeño del país a lo largo del tiempo. También permite comparar a los países entre sí.

La intención fundamental de este esfuerzo se basa en una idea: la libertad es al mismo tiempo un fin y un medio del desarrollo. Medirla, por lo tanto, ayuda a comprender no solamente el estado del desarrollo sino a identificar las causas de su dinamismo (o de su falta de dinamismo).

Una manera precisa de definir el desarrollo es identificarlo como un proceso de expansión de las libertades humanas. Mientras más libres son las personas, tanto con respecto de las amenazas a su sobrevivencia como en relación a las capacidades que tengan de realizar sus aspiraciones, mayor será el nivel de desarrollo. Por eso decimos que la libertad es un fin, un objetivo del desarrollo. Pero también es un medio para alcanzarlo, porque mientras más libres sean las personas para desplegar sus capacidades, también serán más productivas y generosas.

En esta perspectiva, es penoso observar que el Índice de Libertad Económica calculado para Bolivia ha estado declinando continuamente desde el año 2000.

BolChi

El año 98 los índices de Bolivia y Chile estaban cerca, y el nuestro estaba por encima de Perú y Paraguay y por encima de la media mundial. Desde el 2005 nos colocamos por debajo de la media mundial y nos hemos ido alejando de los tres vecinos mencionados, que ahora nos superan significativamente.

Esto quiere decir que los fundamentos del desarrollo económico en esos países son más sólidos y sostenibles que los nuestros. Tal vez tengamos todavía tasas de crecimiento interesantes, y el mercado interno siga expandiéndose con la incorporación de nuevos consumidores, pero ese proceso tiene bases muy endebles. Se asienta en la explotación y exportación de materias primas, y en la importación de productos intermedios y bienes de consumo. Esto nos ha colocado en una situación muy vulnerable, como ya se observa en los últimos años. Los cambios en los precios internacionales nos afectan seriamente y presentan amenazas para el futuro cercano. Si levantamos la cortina del dinero fácil que llegó por la bonanza del gas, veremos que las capacidades productivas se han deteriorado en sectores clave como la propia minería y la extracción de hidrocarburos, y también en la agricultura, la manufactura industrial, e incluso en el comercio y los servicios.

BolPar

El Índice de Libertad Económica explica este deterioro y también lo refleja. Si hoy somos menos libres del miedo, de la inseguridad ciudadana, de la incertidumbre, del abuso de la burocracia, somos también menos libres para ahorrar y para invertir, para crear e innovar, para vivir mejor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: