Archive for the ‘Referendo’ Category

Tristes impostores

July 21, 2009

Pocas cosas me resultan tan tristes como las imposturas reveladas. Anoto tres. (more…)

Advertisements

¿La nueva Constitución de Bolivia?

January 23, 2009

                 Comprimiendo la nueva CPE en una sola página, tenemos la imagen que acompaña esta nota. La frecuencia con que se utilizan las palabras se representa en los tamaños que ellas tienen en el gráfico. Si se observa con detenimiento el gráfico se verá que resalta nítidamente la intención ideológica de sus autores, pues sobresale entre todas la idea del Estado. De hecho, esta palabra se repite 463 veces en todo el texto, poniendo en evidencia cuál es la preocupación y la intención de los autores. En contraposición, encontramos que la palabra democracia, incluyendo sus derivadas (como democrático), se mencionan solamente 14 veces.
Puede también observarse que palabras como plurinacional, indígena y derechos destacan por encima de las demás. Cada una de ellas es repetida más de 120 veces. La idea de ciudadano, por otra parte, es confinada a los márgenes de la CPE, con menos de 50 menciones, y tienen frecuencias de mención incluso menores palabras como libertad o justicia. En términos económicos, la palabra más aludida es recursos, con 121 menciones, en tanto que el mercado es prácticamente ignorado, con 4 menciones en todo el texto, y la tecnología, en todas sus derivaciones, logra 16 menciones.
¿Más claro?

Paradoja post Referendo

January 21, 2009

Evo Morales puede haber ganado un nuevo referendo más, y confirmar de ese modo su popularidad. Pero es indudable que al mismo tiempo está debilitando su capacidad de gobernar y, por lo tanto, su poder de hacer efectivas sus promesas. Esa es la paradoja.

La nueva Constitución está llena de promesas que corresponden a las expectativasque han sido alentadas durante los últimos años. Pero está también tan llena de disposiciones confusas y contradictorias, que será poco menos que imposible gobernar con ellas. Más aún, la aprobación de la nueva Constitución representa un salto en el proceso de debilitamiento institucional y, por lo tanto, en la posibilidad de hacer gestión de gobierno, pues para ella se necesita organización, normas, reglamentos, líneas de mando y de toma de decisiones. Y todo eso forma parte del sistema objetado y repudiado por el proyecto de Constitución, que aspira a reemplazarlo todo por una nueva institucionalidad.

Para construir esa nueva institucionalidad se necesita personal y, por tanto, tiempo y dinero. El Presidente cree que tiene lo primero, por eso su afirmación de que llegó a Palacio “para toda la vida” y su énfasis en elecciones y votos que reafirmen su popularidad. Pero no tiene dinero. La industria del gas, su principal fuente de recursos fiscales, está estancada,  y la desconfianza en los mercados hacia Bolivia como proveedor de gas es cada vez mayor. En este momento el país ocupa el peor lugar en los índices de confianza de la industria petrolera (ver la encuesta del Fraser Institute), lo que quiere decir que los inversionistas prefieren tratar con Cuba, Irán o Angola antes que con Bolivia.

Evo, más popular pero con menos poder. Esa es la paradoja. Por supuesto, me refiero a poder no en términos de la autoridad que puede ejercer sobre su círculo de amigos o sobre las masas que lo aman, sino al poder de hacer cosas, de transformar la realidad, de cumplir promesas. Ese poder es cada vez menor y, en gran medida, como consecuencia de sus propios actos.